Cómo lavar y secar correctamente los genitales de los bebés

Cuando son pequeñitos, los genitales del bebé no han completado su proceso de maduración. Sus partes íntimas estarán más expuestas a sufrir trastornos, que deben desaparecer en poco tiempo. Una higiene adecuada en los genitales de las niñas y los niños es fundamental para evitar problemas mayores.

En el momento de asearlo, revisa primero si tienes a tu alcance todo lo necesario: toallitas húmedas, esponja o gasa, la toalla, la crema protectora y el pañal limpio. Si echaras algo en falta, no dejes solo al bebé: cárgalo y busca lo que necesites. Así evitarás posibles caídas.

 

Pasos para limpiar correctamente los genitales del bebé

  1. Coloca al niño en una superficie limpia y segura.
  2. Emplea toallitas especiales (que no contengan alcohol). Si no tuvieras estas toallitas, puedes utilizar una gasa limpia empapada en agua hervida. Cuidado con los jabones, pudieran producir irritación.
  3. Limpia cuidadosamente de los genitales hacia el ano. De hacerlo en sentido contrario podrás contaminar el tracto urinario y la vagina (en el caso de las niñas), con las bacterias de las heces fecales.
  4. Si es varoncito, debes retraer el prepucio y lavar el pene con abundante agua hervida. Con esta práctica eliminarás las adherencias que tienen los bebés, evitarás que se acumule la orina o la caca y lo protegerás contra posibles infecciones.
  5. Seca las zonas genitales con un paño suave de algodón presionando los pliegues de la piel. No frotes. Recuerda que la humedad favorece la aparición de hongos e irritaciones.
  6. Puedes aplicar una pomada protectora para hidratar la piel del bebé. Evitarás las molestias por irritaciones o dermatitis debida al pañal.
  7. Coloca el pañal limpio y bien ajustado.

Es fundamental que cambies frecuentemente a tu bebé, de ser posible cada vez que se orine o defeque. Los pediatras recomiendan que, cuando le están aflorando los dientes, pongas más cuidado. En este período la orina se hace más ácida y agresiva a la piel.

by